El ser cristiano no tiene por qué implicar que seas de derechas.
RSS

miércoles, 16 de junio de 2010

Enfrentamiento entre la hermandad de Triana y el Arzobispo hispalense

Menudo ridículo espantoso el del Arzobispo de Sevilla. La hermandad de la Esperanza de Triana de Sevilla le ha dicho que NO a mandar una imagen suya a la cabalgata prevista por Rouco - que él llama sin rubor Vía Crucis - para dar gloria a Benito XVI, que ya no pasará a la historia como 'el papa de la linda sonrisa' sino, como el Papa de los líos de la pederastia, cuando venga a la Jornada Mundial de las Juventudes Ricas del mundo, un perfecto mitin antiZapatero que sirve para que los nenes y nenas con posibles puedan ir de excursión.
A ver. A veces estos obispos parece que están en las nubes. ¿Os creíais que una hermandad es como una orden religiosa? Anda ya. Por lo que conozco, miren ustedes, señores curas y jerarcas, la mayoría de los cofrades ni van a misa, utilizan preservativos, tienen relaciones sexuales antes del matrimonio, pasan tres kilos y medio de la iglesia, votan al PSOE o a quien les da la gana... pero tienen un cosa con la que no contáis. La particularidad de una fe propia andaluza. La manera de vivir la fe aquí. Os guste como es o no. Porque además, no quejaros porque si las cosas están así... ustedes lo habéis querido.
La iglesia de hoy causa rechazo, cada vez las misas están más vacías, tanto de gente como de imaginación del cura de turno, y si no fueran por las hermandades, el censo católico andaluz sería cero patatero.
Así que miren, la mayoría no se equivoca. Adáptense, y si una hermandad dice NO es que NO. Porque saben lo que hacen y no se dejan manipular. Al pueblo, me refiero. No a las juntas de hermandades utilizadas a veces para trepar hasta en política.
Obispos, curas, aprendan de la fe de los y las (como jode el 'las') cofrades, que sin tantos estudios teológicos como vosotros, están más cerca del Reino de Dios que mucho de los llamado elegidos a pastorear el rebaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada